Factoring: opción clave para el financiamiento de las mipymes

La liquidez es fundamental en las empresas, especialmente para la micro, pequeña y mediana empresa (mipyme) a fin de continuar con sus operaciones diarias, como la compra de insumos, pago de servicios, trabajadores, a fin de atender los pedidos y así poder mantenerse en el mercado y crecer en el tiempo.

Cuando las mipymes son proveedoras de compañías de gran volumen, emiten facturas por cobrar a plazos de hasta 90 a 120 días, por lo que tienen que esperar todo ese tiempo para obtener liquidez. Sin embargo, pueden obtener el efectivo que necesitan de manera inmediata gracias al factoring.

A través de este mecanismo de financiamiento, las empresas emisoras pueden negociar sus “facturas por cobrar” a fin de obtener liquidez inmediata.

La Ley N° 29623 “Ley que promueve el financiamiento a través de la factura comercial”, promulgada el 7 de diciembre del 2010, impulsa el acceso al financiamiento a los proveedores de bienes o servicios a través de la comercialización de facturas comerciales y recibos por honorarios. Para este objetivo, esta norma incorpora una tercera copia a estos comprobantes, para su transferencia a terceros o su cobro ejecutivo que se denomina “factura negociable”.

Esta modalidad de financiamiento ha venido creciendo exponencialmente en los últimos años en el país.

Avance en el Perú

La gerente de la Unidad de Alternativas de Financiamiento del Grupo BVL, Dilma Aranda, refiere que de acuerdo con Cavali, el Registro Central de Valores y Liquidaciones del mercado peruano, de enero al 28 de diciembre del 2022, se anotaron en cuenta un millón 241,936 facturas en la plataforma de Factrack, llegándose a negociar un monto total de más de 30,077 millones de soles, con un tique promedio por factura negociada de 25,975 soles.

Aranda destaca que desde mayo del 2022 se observa un incremento consecutivo en la constitución de facturas negociables en la plataforma de Factrack, superando el registro de más de 100,000 facturas mensuales.

“Ello refleja que el factoring sigue siendo una opción clave para el financiamiento de las empresas, principalmente en la temporada de alta demanda de liquidez necesaria para impulsar las campañas comerciales de fin de año”, señala.

Asimismo, indica que entre enero y noviembre del 2022, el financiamiento a través de facturas negociables benefició a 16,900 empresas proveedoras a escala nacional, cantidad superior en 23% (3,164 más empresas) que el 2021.

Por su parte, Astrid Mogollón, Senior de EY Law, destaca que de acuerdo con las estadísticas manejadas por el Ministerio de la Producción (Produce) las operaciones de factoring en el Perú han crecido exponencialmente durante los últimos años, siendo que, inclusive, la pandemia y sus efectos en la economía han impulsado el uso de este medio de financiamiento.

Refiere que solo en el primer semestre del 2022, de las 12,000 empresas que se beneficiaron del factoring, alrededor de 9,000 empresas eran mype (micro y pequeña empresa).

“Sobre este punto es preciso mencionar que, en cuanto a las medidas legales que impulsan este desarrollo, destacan el Título I del Decreto de Urgencia No. 013-2020 y su reglamento aprobado por el Decreto Supremo No. 239-2021-EF; en tanto, ambas normas buscan la promoción de este medio de financiamiento a través del uso y negociación de los comprobantes de pago electrónicos, incluyendo a la factura electrónica”, explica.

Mogollón refiere que no obstante la coyuntura, se observa en el factoring un sector de negocio que crece a pesar de las adversidades presentadas y que, por tanto, “resulta atractivo para los inversionistas nacionales y del extranjero”.

Requisitos para acceder

La gerente de la Unidad de Alternativas de Financiamiento del Grupo BVL, Dilma Aranda, explica que para acceder a esta modalidad de financiamiento, debes tener empresa o ser una persona natural con negocio, que necesite adelantar el pago de sus facturas comerciales o recibos por honorarios, respectivamente.

“Si tienes una empresa, debes actualizar toda la documentación formal, como la declaración jurada, Sunat, constitución, poderes, entre otros. Además, tener al día todas las obligaciones tributarias de tu empresa e identificar las facturas electrónicas por cobrar que pueden ser negociadas mediante factoring”, recomendó.

“Para iniciar el financiamiento por Factoring, debes contactar primero a una entidad de financiamiento que ofrezca este servicio, que pueden ser bancos, empresas de factoring, SAB o SAFI. Encuentra la lista en la siguiente dirección web: https://www.cavali.com.pe/factrack/entidades-financiamiento”, detalla la especialista.

Asimismo, indica que las entidades de financiamiento registran las facturas o recibos por honorarios electrónicos en la plataforma de Factrack.

Luego realizan la validación de la autenticidad de los comprobantes de pago electrónicos con Sunat, para continuar con el monitoreo de la conformidad del obligado al pago; y finalmente entregar el efectivo a la empresa que demanda liquidez inmediata.

Perspectivas

Astrid Mogollón, senior de EY Law, prevé que para el 2023 el crecimiento en la negociación de las facturas y, en el monto que ellas representen, se mantenga de forma sostenida.

“Con la implementación de estos cambios regulatorios y procedimentales, la expectativa por su crecimiento es aún mayor”, subraya.

Por su parte, la gerente de la Unidad de Alternativas de Financiamiento del Grupo BVL, Dilma Aranda, explica que uno de los objetivos del Grupo BVL y Cavali en el 2022 fue articular a los actores del ecosistema de financiamiento con facturas negociables para llegar a más empresas a escala nacional, enfocando los esfuerzos en las pymes y mipymes, que son más del 80% de empresas que se benefician con esta alternativa.

“Al cierre del 2022, proyectamos que el monto negociado de facturas versus PBI alcance un ratio del 3.3%. No obstante, vemos que aún tenemos un amplio margen de crecimiento para esta alternativa de financiamiento y esperamos lograr en los próximos 3 a 5 años el ratio de Chile, que asciende al 9.5%”, indica.

“Para este 2023, queremos seguir en ese camino, facilitar el acceso al financiamiento para este segmento de empresas, así como disponer de herramientas que ayuden a aprovechar mejor esta alternativa”, agrega.

Mayor impulso

Si bien se observa un crecimiento de la negociación de la factura por cobrar, ¿qué se necesita para que el factoring avance a un mayor ritmo?

Dilma Aranda del Grupo BVL, señala que se necesita impulsar iniciativas como la del Fondo Crecer, que acaba de aprobar los lineamientos y condiciones de cobertura para empresas de factoring no comprendidas en el ámbito de la Ley N° 26702,

“Esto permitirá que dichas empresas puedan bajar en la pirámide, ya que cuando el obligado al pago de una factura sea una mipyme, el porcentaje de cobertura será mayor (75%) en comparación con el obligado al pago si es un ente jurídico distinto a una mipyme (50%)”, explica la especialista.

Tanto Aranda del Grupo BVL como Mogollón de EY Law coinciden en que se necesita una mayor difusión de los beneficios de esta herramienta de financiamiento para impulsar más al factoring.

Beneficios

La Asociación Peruana de Factoring (Apefac) destaca que el beneficio principal del factoring, es “poder brindar liquidez de una forma rápida para que las empresas solucionen en un plazo corto sus obligaciones financieras o darle un uso más productivo a sus activos”.

Asimismo, enfatiza la ventaja del factoring sobre una operación de crédito para obtener liquidez.

“El crédito incrementa las deudas, genera daños en caja por amortizaciones y servicio de deuda. El factoring no requiere amortizaciones ni servicios de deuda luego del desembolso, no afecta el nivel de endeudamiento, transforma en liquidez sus cuentas por cobrar”, precisa Apefac.

Participantes

Apefac detalla que en una operación de factoring intervienen tres partes:1) El cliente, que adquiere un servicio y recibe una factura y/o recibo por honorarios. 2) El proveedor, que presta un servicio al cliente y gira una factura. 3) El tercero, una empresa de factoring que compra “facturas negociables”.

Principales usuarios

Apefac explica que el factoring es un servicio financiero que puede ser utilizado por cualquiera que emita una factura, ya sean personas naturales o jurídicas. “Pero los usuarios más frecuentes son las mipymes (micro, pequeñas y medianas empresas) que necesitan reducir sus periodos de cobranza.

Factura electrónica

Astrid Mogollón, senior de EY Law, destaca que el cumplimiento de los requisitos para la “factura negociable”, es ahora más rápido, con el ingreso de las facturas electrónicas en la plataforma de Sunat, con lo cual se evita la duplicidad de registros y del proceso de conformidad de dicho comprobante.